viernes, 20 de julio de 2012

PILOTES PREFABRICADOS - CABEZALES












Cabezal

Premoldeado o in situ, el pilote no recibe de un modo directo la carga, sino por interposición de un elemento llamado cabezal; el cabezal correspondiente a un grupo de pilotes puede llegar a ser una estructura muy importante. Pilotes de madera o hierro suelen unirse por emparrillados del mismo material.  Los de hormigón, una vez hincados se descarnan en cierta longitud y se hacen solidarios con un cabezal de hormigón.

La disposición simétrica es la más conveniente; el efecto de punzonamiento es el peligro más grave, de ahí que los cabezales resulten generalmente macizos de cierta importancia.





Inconvenientes posibles en pilotes

Durante el proceso constructivo pueden presentarse algunos de los siguientes inconvenientes

·         desviación o rotura por la presencia de bloques erráticos, viejas fundaciones, etc

·         roturas por fallas del material durante la hinca (en pilotes de madera esta falla puede pasar inadvertida)

·         lavado del hormigón por el agua subterránea durante la operación de levantar el tubo en ciertos tipos moldeados in situ

·         asientos inesperados de grupos de pilotes, cuyo comportamiento puede resultar completamente distinto del pilote que sirvió de ensayo




Ensayos para la verificación de pilotes

Una vez construido, un pilote queda íntegramente rodeado de suelo, lo que dificulta la verificación de la calidad del trabajo realizado. Para asegurarse que el pilotaje no presenta inconvenientes, se recurre a ensayos no destructivos que miden la respuesta del pilote ante exigencias de carga o ultrasonido. Estos ensayos pueden ser:

·         Prueba de carga

Prueba de continuidad en pilotes hormigonados in situ

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada